viernes, 29 de diciembre de 2017

Axel Rodríguez, un gran ejemplo de sentido de pertenencia

El calor del martes pasado arrasaba sobre las cabezas de quienes estaban  tratando de llenar los escalones de la tribuna. No fue un día más de trabajo para Adolfo Martinez, Ana Leiva y el resto de sus colaboradores. El día de fuerte laburo transcurría normal hasta que llegaron Karina y su hijo Axel Rodríguez, con una cartita escrita de su puño y letra sumado a todos sus ahorros los cuales decidió donarlo para que continúen las obras. Generalmente los niños a su corta edad, cuando tienen algún dinero en sus bolsillos deciden destinarlos a juegos, salidas, amigos, comprarse algo para su uso personal, o en caso de estas fechas de fiestas comprarse juguetes, cohetes,  cientos de cosas.

Axel decidió poner su amor a la camiseta ante todo y decidió privarse de todos esos gustos que puede darse un niño para que “aceleren” o continúen con las obras de tribunas. Un gesto que no solo habla de valores del niño, eso viene de la casa, se trae de la cuna, de las enseñanzas de sus padres que seguramente hablaran sobre el sentido de pertenencia que se debe tener al club del barrio donde se pasan muchas horas de sus vidas. No importa la cantidad de dinero, si no el gesto, el valor que le da el niño a su amado club

También imagino las lágrimas de Adolfo y Ana, al ver el gesto de este niño al que seguramente lo consideran un hijo más junto al resto de los chicos que van al club a diario. No importa la cantidad económica donada si no el valor sentimental que no tiene precio por parte de Axel y su familia al club La Casita, que se hacen carne en sus jugadores, en su gente, en sus hinchas. También es un reconocimiento a su labor dentro de la institución, que no es en vano y estas cosas son una pequeña recompensa de tantas horas y sacrificios dedicados a ellos. Porque el club es para ellos, los niños y niñas. Como dice Adolfo por ahí: “Son caricias del alma”. Sencillamente esto es SENTIDO DE PERTENENCIA. Ahí va el texto de la cartita de Axel:

Hola Ana y Adolfo

He tomado la decisión de entregarles mis ahorros para que mi club siga creciendo. Tal vez sea poco pero yo quiero ayudar a mi club.

Me duele mucho ver llorar a Ana que lucha todos los días sin parar, por medio de esta ayuda quiero verlos sonreír

Les deseo un feliz año 2018, Dios los bendiga mi querida familia.
Aguante El Deport, que se puede
Axel Rodríguez

No hay comentarios: